Realmente no es una larga historia pero vamos a hacer un repaso por lo que hemos hecho desde el principio.

El equipo empezó en el año 2011 con un grupo de alumnos del Colegio San José, perteneciente a la Fundación Educativa Doctrina Cristiana, de San José de la Rinconada. En su primera participación el equipo recibe el premio Jóvenes Promesas del torneo donde siempre ha participado, FLL Sevilla.

Con alguna incorporación el equipo participa el año siguiente y obtiene el premio al comportamiento del robot logrando un total de 505 puntos.

Tras un paréntesis de dos años el equipo se refunda en 2015 teniendo el apoyo del A.M.P.A. del Colegio San José e incluyendo alumnos de otros colegios de la localidad, como el I.E.S. San José y el C.E.P. Blanca de los Ríos, e incluso de otras localidades como el I.E.S. Ilipa Magna de Alcalá del Río.

En su primera participación consiguen el premio a la investigación Urbaser con un proyecto sobre biofilms para la reutilización de botellas de plástico en la edición FLL 2015 Trash Trek.

Es 2016, FLL Animal Allies,  el año de la consecución del 2º Premio al Ganador Universidad de Sevilla y su primera clasificación para la final nacional, donde presentan su proyecto de nidos monitorizados para murciélagos que permitan a los investigadores estudiar a éstos animales en entornos urbanos.

En 2017, FLL Hydrodynamics, manteniendo el núcleo básico del equipo de los dos años anteriores, y se incorporna dos nuevas incorporaciones de 11 años para preparar el futuro. El equipo hace un nuevo doblete  con los premios al comportamiento del robot (en un reñido final con nuestros amigos de San Juan del equipo Superwaters) y el primer premio al ganador con el que logran repetir clasificación para la final nacional.

El proyecto de este año ha sido un sistema de reutilización del  agua en la industria que presenta un ahorro de hasta el 75% en el caso analizado.

Algunos cambios en el equipo para la participación de 2018 INTO ORBIT. Perdemos dos componentes pero recuperamos un antiguo integrante e incorporamos un nuevo fichaje.

Un bonito proyecto sobre la alimentación de tripulaciones añadiendo insectos a la dieta por medio de un criadero adpatado a la ausencia de gravedad que produce el 80% de las proteínas necesarias para una persona. Un diseño comlpeto del criadero, un plan de trabajo para los astronautas, una dieta equilibrada y un experimento de microgravedad con grillos completan el proyecto.

El equipo recibe el Primer Premio Airbus al proyecto científico este año.

En total más de 26 niños y niñas han formado parte del equipo en este tiempo y han descubierto la ciencia, la robótica y la programación.