Pensaba desde hace tiempo en crear una entrada con cómo organizamos el equipo por ser una pregunta recurrente entre los que se acercan a la FLL, pero luego he pensado que hay varias tipologías de equipo y quedaría demasiado específico mostrar sólo mi versión. Así que he recurrido, y amenazo con seguir haciéndolo, a otros entrenadores para mostrar una visión más variada. Si alguno cree que puede ofrecer su visión sobre una tipología de equipo no cubierta o aunque esté cubierta tenga un enfoque diferente sólo tiene que responder a las preguntas y ponerse en contacto con nosotros.

Para que se organice un poco mejor voy a recurrir a un esquema de solapas que permitan ver la respuesta de cada uno para las distintas preguntas (y que permita ampliarlo de manera más sencilla).

De momento los entrenadores incluidos son

Nombre del entrenadorEquipoTipo de equipo
Tony CuestaAldeotrón RobotixFamiliar
Francisco Javier CuberosTecno San JoséFamiliar

1- Ámbito del equipo. Origen y lugar de entrenamiento.

El equipo se formó en un pequeño colegio, CEIP Aldea Blanca, de sólo 5 aulas hace 7 años, a cuya directora le ofrecieron participar en la primera edición de FLL Canarias. De ahí viene nuestro nombre. El primer equipo se creó con 8 alumn@s y exalumn@s y a partir del año siguiente el cole no podía hacerse cargo del equipo y me comprometí a que no desapareciera, llevándomelo a un piso de mi propiedad.
Los integrantes del equipo vienen de 4 municipios y centros educativos distintos del Sur de Tenerife, lo que representa un esfuerzo, sobre todo para sus padres, pero que compensan con su pasión por este proyecto.
No soy profesor de un centro educativo, pero me dedico a enseñar robótica como actividad extraescolar en mi tienda, una papelería, que es donde los miembros del equipo entrenan, aunque el espacio disponible es de sólo 10 m2, incluida la mesa, pero muy bien aprovechado.
Cuando necesitan hacer algún trabajo, experimento, encuesta, etc., tenemos que quedar en casa de uno de los componentes para disponer de más espacio, materiales y herramientas. Es lo que tiene no disponer de taller o laboratorio.

Antes de nada aclarar que nuestro equipo ha estado formado por alumnos de 4-5 centros educativos distintos, que no soy educador ni pertenezco a una empresa de actividades extraescolares. Esto trae consigo unas complicaciones propias de la situación que se resumen en: no tenemos una instalación para las reuniones ni posibilidades de realizarlas entre semana.
El tema de la ubicación lo hemos cubierto con el ofrecimiento de alguno de los padres de los participantes que nos han cedido gratuitamente un local donde encontrarnos. La segunda vertiente solo es solucionable por medio de programar las reuniones en los fines de semana. A lo largo del tiempo hemos encontrado la mañana del domingo como el día que mejor nos viene; durante un tiempo lo hicimos los domingos por la tarde es preferible dejar ese horario para que los chicos den el último empujón a las tareas de clase.

2- ¿Cuánto tiempo nos reunimos?

Por ahora, y hasta septiembre, nos reunimos los sábados por la mañana, 2 horas. A partir de entonces nos veremos también los viernes entre 2 y 3 horas, y a medida que se acerque el torneo clasificatorio (finales de febrero) y según cómo vayamos con la planificación, nos reuniremos algún otro día, como los festivos y Navidad, o alguna hora más los viernes y sábados.
Es muy importante una reunión con participantes y sus padres al comienzo de la temporada para hablar del compromiso de los chicos con el equipo, de los objetivos y de la financiación. En Navidad se celebra otra reunión para ver cómo vamos y planificar el resto de temporada, y en lo posible hacer alguna actividad todos juntos para afianzar la unidad del equipo.
Aprovechamos nuestra microFLL, no para seleccionar equipos, sino como ensayo general y que solemos hacer coincidir con otros equipos amigos en su sede; la nuestra es demasiado pequeña 🙂

Al contrario de lo que parezca el número de horas se dispara en función de la experiencia del equipo y la razón es que los conocimientos adquiridos les permiten plantearse problemas y soluciones mucho más complejas que requieren de mayor esfuerzo.
El tiempo que le dedicamos a la participación depende del momento de la temporada. Cuando ya tenemos un equipo formado solemos hacer alguna reunión cada dos tres semanas desde que se conoce el lema del año (Abril-Mayo) hasta el mes de julio cuando aprovechan alguna tarde para pasar un rato en la piscina.
Luego desde septiembre todos los domingos de 10 a 2. Durante las fiestas de Navidad aprovechamos los días que podemos dependiendo de cómo caen las fiestas y las vacaciones escolares para reunirnos algunos días entre semana.
Desde principios de enero hasta la competición, que en Sevilla suele ser a finales de febrero, subimos a 8 horas semanales por medio de vernos los sábados por la tarde y los domingos por la mañana.
Nuestra experiencia es que se necesitan al menos unas 100 horas para realizar un trabajo bueno aunque las clasificaciones para otros torneos multiplican esta cifra.

3- ¿A qué dedicamos el tiempo?

Lo más complicado es hacer que estén centrados y aprovechen el tiempo. Solemos hacer algún descanso para tomar el aire y picar algo. No es recomendable que estén más de 1,5 h enfrascados en la misma tarea.
Al ser 6, hasta ahora, es más fácil el reparto de tareas para que nadie se quede de brazos cruzados: hay 3 responsables (Valores, Proyecto y Robot) y 3 ayudantes en cada área. Al comienzo de la jornada cada responsable comunica a los demás por dónde van y cuáles son los objetivos de ese día; al terminar se ve si se han conseguido, y si no, qué hace falta para conseguirlos en la próxima reunión.
Disponemos de un cuadro de planificación físico y otro digital, para tener presentes en todo momento las tareas por hacer, en progreso y por hacer.
Y lo más importante es no interferir en sus estudios, sino todo lo contrario, que el programa FLL les ayude, tanto en lo personal como en lo académico.

Esto depende muchísimo de la situación del equipo; cuántos son de primer año, la distribución de edades de los participantes, sus conocimientos previos…
En el caso de un equipo totalmente nuevo es obligatorio que aprendan la programación mínima para poder mover el robot por la mesa. y digo aprendan porque son muy capaces de aprender sin que nadie tenga que enseñarles, aunque parezca extraño el entrenador no tiene porqué saber programar ni robótica.
La organización del equipo con respecto a las tareas que hay que realizar la diseña el propio equipo. Mediante reuniones rápidas de todos los componentes se hace una lista de las actividades que creemos que hay que realizar y cada componente se hace responsable de alguna de ellas en función de su afinidad o su gusto. Luego se van dedicando de una forma autónoma a realizar la tarea autoasignada y cada día vamos haciendo puesta en común de los avances en cada una de las actividades.
Además de para la definición de las tareas también se hacen en común todas las actividades de planteamiento de soluciones , ya sea estrategia del robot, idea para el proyecto científico, esquema de la presentación de valores,…
En el caso concreto del recorrido del robot el funcionamiento es el siguiente:
– Se define la estrategia y los recorridos a realizar
– Un integrante del equipo se hace cargo de una única prueba
– Se coordina con el que va a hacer la prueba siguiente y se hace la programación de forma paralela.
– Cuando todas las pruebas de un recorrido están terminadas se ensamblan los accesorios físicos y los programas
– Un solo componente se responsabiliza del ajuste final del programa.

4- ¿Cuál es el perfil de los participantes?

Independientemente de si destacan o no en sus estudios, lo más importante es que les guste y se sientan motivados con lo que hacen, cada uno en su rol, además de formar una piña y que se complementen entre ellos. Los veteranos enseñan el “oficio” a los recién llegados, con lo que hay un relevo constante del equipo con miembros de diferentes edades, de 11 a 16 años.
Procuro que haya siempre paridad, mismo número de chicas y chicos, y que ellas participen en robot y proyecto.

Evidentemente hay que valorar el tiempo que una actividad como ésta va a necesitar y acumularlo a las actividades formativas en idiomas, deportes o música que tienen la mayoría de los chicos y chicas de estas edades.
No quiere decir esto que solo se enfoque a estudiantes de buenas capacidades, que no requieran un esfuerzo importante para cumplir los objetivos del curso puesto que en algunos casos esta actividad puede hacer aflorar, de manera muy gratificante, capacidades en alumnos que no suelen ser brillantes.

5- Materiales y financiación

Disponemos de material para 2 robots FLL, pero el de la temporada anterior no lo podemos desarmar hasta que terminen las exhibiciones que solemos ofrecer en colaboración con el Cabildo de Tenerife para difundir la FLL, y eso suele ocurrir en noviembre o diciembre, cuando el Cabildo ha recibido los nuevos kits y así poder hacer demos con el nuevo robot.
Lo ideal sería tener 2 robots iguales para adelantar trabajo, por ejemplo con 2 equipos de 2 miembros, cada uno con una misión distinta.
Como dice Fran, el mejor kit para obtener piezas extra es la Excavadora de Cangilones, 42055, que nosotros tuvimos la suerte de obtener casi regalada, aparte de otras donaciones de familiares y amigos. Además he hecho pedidos de piezas más específicas a la web bricklink, el eBay de material LEGO.
Nuestro apellido, Robotix, viene de la empresa que nos paga las inscripciones, al menos la del regional y nacional (cuando nos hemos clasificado). El resto de gastos durante la temporada los cubren sus padres de su bolsillo o a través de la asociación sin ánimo de lucro que hemos formado para autofinanciarnos mediante la divulgación de nuestros proyectos y fomentar la Ciencia y la Tecnología entre los jóvenes.
Otras fuentes de financiación han sido nuestros ayuntamientos, empresas privadas y sobre todo nuestro Cabildo, a través del área Tenerife 2030 y el INtech Tenerife, que siempre han estado ahí para ayudarnos en nuestros desplazamientos fuera de la isla, tanto a los eventos nacionales como internacionales.

Evidentemente, como todo en la vida, el disponer de un presupuesto más o menos abultado condicional la velocidad de desarrollo de las pruebas del robot. No es lo mismo tener un único robot para todo el equipo y que se tengan que estar esperando para el desarrollo que disponer de varios y y poder hacerlo de forma paralela.
En el caso de un único robot y diferentes participantes/grupos desarrollando distintas pruebas nosotros siempre hemos utilizado un esquema de cadena para hacer el desarrollo de forma semiparalela: se establece un orden y todos los participantes/grupos descargan su prueba en el robot y luego, en ese mismo orden, cada uno hace la prueba en la mesa. De esta forma desde que termina tu prueba ya puedes hacer las modificaciones en el programa y cuando el robot esté disponible puedes empezar a descargar la nueva versión del código.
Además del primer robot que casi todos compramos el primer año es interesante disponer de más elementos como:
– más bloques de robots con sus correspondientes motores
– suficiente sensores para todos los robots
– y kit de piezas auxiliares. Aquí solemos empezar con el kit de expansión pero es también muy interesante el kit de la grúa de canalones (42009) que es uno de los más grandes y que contiene una gran variedad de piezas Technic.
Para nosotros la primera fuente de financiación han sido las familias que con alguna aportación puntual los primeros años o con una pequeña cuota mensual posteriormente han cubierto las compras de materiales necesarios. En varios años el AMPA de Colegio San José ha abonado las inscripciones a los torneos lo que ha sido una gran ayuda. Con el principio de las clasificaciones hemos empezado a tener patrocinadores y también hemos recibido ayuda puntual del Ayuntamiento de La Rinconada para los viajes a los torneos.

6- Papel del entrenador

Sobre todo facilitador de “buen rollo”. Siempre hay momentos de risas y lágrimas. Los chicos deben saber que para conseguir algo hay que esforzarse, pero en lo posible, disfrutando y aprendiendo de los errores.
Además, facilitador de herramientas y materiales para que ellos mismos desarrollen sus proyectos. Me apoyo en los padres como mentores, según el tema a tratar y es importante, sobre todo para los chicos, que se impliquen todo lo que puedan en el programa.
Además facilito contactos con técnicos y profesionales que nos hagan falta según el problema tratado y organizo los desplazamientos y exhibiciones.
De vez en cuando, según cómo vaya la planificación, les doy un toque de atención para que el equipo no se duerma en los laureles y sea más efectivo y eficiente.
Y antes de cada torneo no dejo hacer modificaciones importantes en hardware ni software, para evitar el estrés todo lo posible. Dejo siempre el día antes para descansar y no hacer ensayo alguno. Para eso están los días anteriores.

Mi primera consideración sobre la figura del entrenador es que debe ser un facilitador de la actividad. Su misión no es ENSEÑAR o HACER sino proporcionar la dirección a los participantes para que ellos mismos obtengan los conocimientos. Para ello proporciona acceso a los contenidos (tutoriales, vídeos, libros,…) y a los expertos (aquí tirando mucho de agenda).
Mi idea es aplicar las técnicas de Agile, Kanban y alguna otra para que aprendan a controlar el estado del proyecto y empiecen a estimar los tiempos que se van a dedicar a cada una de las tareas.
La estimación, que es una actividad compleja incluso con años de experiencia, les hace más conscientes del tiempo que se tarda en hacer cualquier cosa y de lo generalmente optimistas que somos con respecto a nuestras capacidades y a los objetivos que nos proponemos.
Otra idea que siempre intento inculcar a los equipos es que las cosas deben tener un final establecido, que no es práctico mejorar algo de forma eterna y que el hecho de que hayamos invertido mucho tiempo en hacer algo no garantiza que quede poco para terminarlo, hay veces en las que un mal enfoque inicial impide que se realice la tarea en un tiempo razonable.